Y un nuevo dia comienza salimos a tomar nuestro subte favorito en 23 st. Este día comienza en el Barrio de Hell´s Kitchen. Hell’s Kitchen es llamado también Clinton en un intento por borrar su intrincado pasado. Hay muchas versiones sobre el origen de este nombre, una de ellas es que Hell’s Kitchen -la cocina del infierno- empezó a llamarse así en 1881 por la comparación que hizo un periodista del New York Times de la zona con la barriada londinense Hell’s Kitchen.

Lo cierto es que Hell’s Kitchen fue poblado inicialmente por inmigrantes italianos e irlandeses de clase obrera, y aquí abundaban almacenes y bodegas comerciales y edificios en serie de no más de 8 pisos. Muchas películas y musicales de Broadway han llevado esta historia a la luz, entre ellos El Padrino (Corleone se establece aquí cuando arriba a Nueva York) y West Side History. En la década de los sesenta el barrio se convirtió en centro de prostitución y distribución de drogas. Como vemos su origen es bastante escabroso, aunque hoy en día la realidad es completamente diferente.

A partir de los noventa sufrió una importante mutación: empezaron a llegar jóvenes chefs atraídos por lo económico de sus rentas (¡ya no más!) y por la cercanía de los locales mayoristas de alimentos frescos. Es así como hoy se ha establecido como un importante centro gastronómico lleno de restaurantes de autor y de una buena oferta de lugares nocturnos ubicados más hacia la novena avenida, puerta de Chelsea. Dentro de este populoso barrio se encuentra el mercado de Hell´s Kitchen.

Hell’s Kitchen de Nueva York es uno de los mercados de pulgas más famosos del mundo. De hecho, figura en el “top ten” de los mercados de pulgas de la revista National Geographic. Son 170 puestos al aire libre en los que se vende de todo, y de todas las épocas. Objetos de decoración, zapatos, joyas, ropa, muebles, y todo tipo de antigüedades y objetos raros estan a la vista de los potenciales compradores. Los precios son bastante altos para lo que se podría esperar en un mercado de pulgas, pero se puede regatear. Y si tenes la paciencia de volver a última hora, es probable que el vendedor te ofrezca un mejor precio para evitar transportar el producto de regreso en su camión.

Desde Hells Kitchen nos movimos hasta la 8va y la 40 donde nos encontramos con el imponente New York Times Building. En el año 2000, el arquitecto italiano Renzo Piano ganó el concurso para la construcción de un rascacielos, sede de uno de los diarios más importantes del mundo, el New York Times. En el disputado concurso participaron destacados arquitectos como Norman Foster, Cesar Pelli y Frank Gehry. Este es el proyecto más significativo que se construyó en la Gran Manzana desde el 11 de Septiembre, y seguramente el primero que ha osado desafiar la arquitectura de la seguridad, consecuencia del miedo y la angustia provocados por el terrorismo islámico, y que prevaleció en la elección de proyectos para la reconstrucción del Ground Zero. Piano dijo que “en términos de seguridad, la transparencia es más confiable que la opacidad” El diseño de Renzo Piano fue muy controvertido, por oponerse a la distribución funcional de la office tower con el núcleo de servicios central.

El edificio está compuesto por una torre de 52 niveles y una placa de 4 plantas, respetando la altura de los edificios vecinos. Se trata de una propuesta de inmaterialidad y transparencia como símbolo de las cualidades de los medios de comunicación, y opuesta al hermetismo de Manhattan. La fachada está cubierta por una membrana de perfiles de cerámica que filtran el impacto solar y permiten una distribución homogénea de la luz. Desde la calle se capta lo que pasa en el interior del edificio y viceversa. Piano propuso oponerse a la tradicional office tower, creando una distribución donde el corazón del edificio es un espacio abierto de trabajo, con luz natural, dedicado a la interacción de la gente y no al trabajo en computadoras. El edificio está suspendido sobre la planta baja, donde hay una enorme plaza que logra ingresar el espacio público al interior del edificio.

Doblamos en la 42 y al toque nos encontramos con el Museo Believe it or Not! de Ripley. Este museo es una tradición de la cultura popular americana. El museo presenta una colección de lo más inusual, imposible e inesperado en artefactos, arte, fotografías e historias del mundo. Ahi mismo ya empezamos a ver la puerta de los teatros, señal de que estábamos en el corazón del Theather District.

Como siempre en nuestros viajes, si es posible por su existencia, una parada en el Hard Rock Café local es obligada. El Hard Rock Cafe de Nueva York se encuentra en el corazón del Times Square. Además de disfrutar de una buena comida el Hard Rock presenta en sus paredes colecciones de memorabilia del Rock n' Roll incluyendo piezas de Los Beatles, Led Zeppelin, Nirvana, The Ramones y Elvis Presley. Como uno de los lugares de entretenimiento más grandes de la ciudad, el Hard Rock Cafe de Nueva York dispone de un restaurante de 708 plazas, un recién inaugurado Rock Shop de 1800 pies cuadrados con auténtica mercancía Hard Rock y una sala de concierto de rock en vivo para espectáculos y eventos especiales. Además, la cafetería ofrece un espacio único al aire libre por encima de la histórica marquesina del edificio, donde los huéspedes pueden organizar fiestas privadas en medio de las luces y la emoción de Times Square. Otra de las cosas que impresonan es el Muro de guitarras de los mejores guitarristas de todos los tiempos.

Y ahora si llegamos al mítico centro de Nueva York. Times Square. Con sus miles de luces y enormes carteles publicitarios, Times Square se ha convertido en la imagen más conocida de Nueva York. El centro neurálgico de la zona es la plaza, en el cruce de Broadway con la 7ª Avenida. En Times Square se agolpan bares, restaurantes, teatros, museos y ambiente, mucho ambiente. Times Square, conocida como: "La Encrucijada del Mundo es un eje brillantemente iluminado del distrito teatral de Broadway, una de las intersecciones peatonales más transitadas del mundo, y un importante centro de la industria del entretenimiento del mundo. Times Square es la atracción turística más visitada del mundo recibiendo más de 39 millones de visitantes al año. Aproximadamente 300.000 personas pasan por Times Square por dia.

Antes y después de la Revolución Americana, la zona pertenecía a John Morin Scott, un general de la milicia de Nueva York, en la que sirvió a las órdenes de George Washington. La casa señorial de Scott estaba en lo que hoy es la calle 43, rodeado de campo utilizado para la agricultura y la cría de caballos. En la primera mitad del siglo 19 se convirtió en una de las posesiones más preciadas de John Jacob Astor, que hizo una segunda fortuna vendiendo un montón de hoteles y otros asuntos de bienes raíces en la zona más alta de la ciudad que luego se extendió rápidamente.

Mucho tiempo atrás Times Square era una zona de vodevilles, proxentas, prostitutas, predicadores dementes y una alta dosis de crimen desenfrenado,donde dominaban las drogas y el mercado negro. La plaza contaba con una reputación amenazadora, donde la policía ni siquiera pretendía tener el control. Aunque ya no es peligroso y el crimen a balazos brilla por su ausencia, Times Square se sitúa actualmente como una de las plazas más emblemáticas del mundo. Por encima de todo, la amenaza de convertirse en una víctima de un delito es ahora una cosa del pasado, por lo que ahora podes recorrer con seguridad la plaza para una experiencia que seguramente no podría haber sobrevivido años atrás. — con Chesca Mar.

Al igual que la Plaza Roja de Moscú, Trafalgar Square en Londres o la Plaza de Tian'anmen en Pekín, Times Square se ha convertido en un icono mundial y símbolo de la ciudad de Nueva York que se caracteriza por su animación y por la publicidad luminosa. . En el barrio de Times Square hay 40 salas de cine, incluyendo 22 emblemáticos teatros de Broadway, siendo los mas conocidos el August Wilson Theatre, el Minskoff Theatre o el Gershwin Theatre por nombrar algunos de los mas conocidos. Solo un artista del teatro musical de la historia norteamericana tiene una estatua en Nueva York: George M. Cohan. Y todavía podéis encontrar al gran artista de variedades donde siempre quiso estar, en Broadway, en pleno Times Square. Detras la plaza y la estatua del Padre Duffy que fueron dedicados por el alcalde Fiorello LaGuardia el 2 de mayo de 1937. a la figura de este padre que como capellán del 165º Regimiento de Infantería, conocido como «Fighting 69th», se convirtió en el clérigo más condecorado en la historia del ejército estadounidense. Duffy Square, la mitad norte de Times Square, se llama así en su honor.

Bajamos por la 7ma hasta la 42 por la cual doblamos hasta llegar a Bryant Park. Al llegar a este parque tan conocido por los neoyorquinos, nos encontramos con algunos edificios muy conocidos,por ejemplo, el W.R Grace Building.Este edificio es un rascacielos de 50 plantas y 192 metros de altura situado en el Midtown de Nueva York. Junto con su hermano el edificio Solow rompen con el perfil tradicionalmente recto de los rascacielos de la ciudad. Actualmente el edificio pertenece a Brookfield Financial Porperties, L.P aunque son varias las empresas que lo ocupan. Una de las características principales del edificio la encontramos en la silueta de su sección Norte-Sur ya que estas se van estrechando a medida que ganan altura para seguir a partir del piso 20 aproximadamente inalterables hasta el último piso. Esto da lugar a unas fachadas Norte y Sur verticalmente curvadas en lo que se asemejaría a una asíntota matemática que tiende hacia un valor sin nunca llegar a él dejando que la función se pierda en el infinito.

Pero ahora hablemos del precioso parque que se encuentra en frente del W.R Grace. Bryant Park, con una superficie de casi 4 hectáreas, está situado en un sitio privilegiado, en la calle 42th entre la Quinta y la Sexta avenida, a dos pasos de Times Square, Grand Central Terminal, el edificio Chrysler o el Empire St. En 1686, cuando la zona era todavía era un solar lleno de vegetación, el gobernador colonial de Nueva York, Thomas Dongan , designó el área ahora conocida como Bryant Park como un espacio público. Las tropas de George Washington cruzaron esta área mientras se retiraba de la Batalla de Long Island en 1776. A partir de 1823, Bryant Park fue usado como fosa común y se mantuvo así hasta 1840, cuando miles de cuerpos fueron trasladados a Wards Island y se decidió crear un parque en esta zona.

El parque fue inaugurado en 1847 con el nombre de Reservoir Park, y no fue hasta 1884 cuando cambió su nombre por el actual. En sus inicios, Bryant Park estaba situado justo al lado del principal depósito de agua de Nueva York, que fue derribado en 1890 y sustituido en 1911 por la New York Public Library. En la década de 1970, Bryant Park había sido tomado por traficantes de drogas , prostitutas y gente sin techo, y fue considerado un "zona prohibida" por los ciudadanos comunes y visitantes, el parque era visto como un símbolo de la decadencia de Nueva York. En la década de 1980, un grupo de prominentes neoyorquinos, incluidos los miembros de la familia Rockefeller, se proponen restaurar el parque.

Una de las peculiaridades de Bryant Park es que encuentras dispersas alrededor del parque multitud de mesas y sillas, que son usadas por los auténticos neoyorquinos para comer o descansar y charlar con los amigos, así que un día de tu estancia de Nueva York te recomiendo comprarte la comida para llevar en cualquier restaurante o deli de la zona y disfrutar de la comida en Bryant Park mientras observas la gente que pasa a tu alrededor y aprovechas la wifi gratuita del parque para leer las noticias, leer tu correo o ponerte al día un rato. También dispone de un precioso tiovivo en una de los laterales del parque, y de una cafetería donde podrás comprar tu comida pegando justo con la New York Library y la estatua de William Cullen Bryant, que da nombre al parque y le vigila desde las alturas.

Durante el verano, en la explanada del parque se proyectan los lunes por la noche películas clásicas, y en la segunda semana de septiembre se celebra la semana de la moda de Nueva York, con desfiles diarios. Durante el invierno, se instala una pista de patinaje sobre hielo, muy utilizada por los neoyorquinos, y nadie puede ir en Navidad a Nueva York y no pasar por el mercadillo navideño que se instala en Bryant Park, probablemente el más famoso de Nueva York. Cada jueves, en verano, las estrellas más grandes de Broadway toman el escenario de Bryant Park durante la hora de la comida para actuaciones dignas de Broadway, claro. Entre otras, se han programado actuaciones de algunas de las obras favoritas de Broadway como Chicago o El fantasma de la ópera, junto con algunas de las nuevas obras como Billy Elliot, South Pacific o In the Heights, todos ellos pasaron por Bryan Park.

La empresa de Brooklyn, Fabricon Carousel Company, que ha diseñado cientos de carruseles, inclusive para China, fue la encargada de realizar el carrusel de Bryant Park. Este carrusel fue especialmente creado para complementar el estilo clásico frances del parque, en un homenaje a las tradiciones europeas y americanas. Tiene 14 animales y gira al ritmo de la música del cabaret frances.

Un lugar único, la Biblioteca Pública de Nueva York

Y ya en la 5ta avenida entre la 40 y la 42 llegamos a la Biblioteca Pública de Nueva York. La New York Public Library es una institución privada creada el 23 de Mayo de 1895 por la The New York Public Library, Astor, Lenox and Tilden Foundations, formada por las importantes bibliotecas privadas Astor y Lenox, con los fondos que había legado, tras su muerte para tal fin, el gobernador de Nueva York y candidato a la presidencia Samuel Jones Tilden. El bello edificio neoclásico, conocido ahora como Stephen A. Schwarzman Building, fue diseñado por Carrère & Hastings e inaugurado el 23 de Mayo de 1911. Cuenta con tres plantas en las que se encuentran 20 salas de lectura, exposiciones e informática. La escalera de entrada es de mármol y está decorada con dos leones del escultor Edward C. Potter y dos fuentes. Los dos leones de piedra que custodian la entrada de la New York Public Library fueron originalmente bautizados como Leo Astor y Leo Lenox en honor a los fundadores de la biblioteca. En la década de los 30 fueron apodados por el alcalde Fiorello La Guardia como "Patience" y "Fortitude".

Entre las acciones que planeó el director fundador, John Shaw Billings, se encontraba la de construir una inmensa sala de lectura bajo la que se esconderían siete pisos de librerías y crear el sistema de entrega más rápido del mundo. La biblioteca recibió el día de su apertura el 24 de mayo de 1911 entre 30.000 y 50.000 visitantes. Uno de los primeros libros que se solicitaron en préstamo fue el estudio sobre Nietzsche y Tolstoi de N. I. Grot. El lector recibió el libro seis minutos después de rellenar la solicitud. En la actualidad, el edificio alberga mas de 15 millones de objetos, fotografías, mapas y libros en sus colecciones, muchos de ellos almacenados en salones subterráneos bajo el edificio y bajo el césped de Bryant Park, el parque publico aledaño. La escalera lateral toda revestida en marmol lleva a la 3ra planta donde nos recibe la imponente sala de recepción llamada Rotonda McGraw.

La biblioteca se sustenta en el apoyo económico de empresas, fundaciones y particulares, aparte de los actos benéficos que se organizan anualmente con el fin de recaudar fondos. Lo que más asombra, dejando a un lado el soberbio edificio y el jardín que lo rodea, Bryant Park, es la libertad con que uno puede adentrarse hasta en sus más íntimos recovecos, seas investigador, docente, alumno o turista. Los fondos en su conjunto y los servicios que ofrece están, literalmente, a disposición de todo aquel que la visite de forma gratuita.

Es deslimbrante la planta 3ª con sus alucinantes techos celestiales en la Mc Graw Rotunda. Las hermosísimas pinturas son obra de Edward Lanning. La madera prevalece con grabados en la madera que cuentan las palabras de moises en la biblia. El diseñador de modas Bill Blass donó 10 millones de dolares a la biblioteca que se usaron para la instalación de equipamento infromático de úlitma generación para mantener el catalogo de ofertas como el stock permanente de la biblioteca. Esta sala es previa a entrar a la Rose Main Room , sala de lectura principla, y en ella se puede consultar fichas, catálogos y toda información de la biblioteca antes de entrar a la sala de lectura principal.

En el clásico de 1984 Los Cazafantasmas (Ghostbusters), se mostraban muchas tomas de la Gran Manzana; entre ellas la Biblioteca Pública de Nueva York. Sin embargo, la película que más tiempo en escena ha dedicado a esta institución, es The Day After Tomorrow (El día después de mañana en Latinoamérica y El día de mañana en España), donde los protagonistas se refugian del catastrófico cambio climático entre las paredes de la biblioteca. Un hermoso Leon armado de piezas de LEGO en honor a los leones de la Biblioteca Pública de Nueva York se exhibe en el hall de entrada de la misma.

La increíble Grand Central

Desde la Biblioteca Publica de Nueva York nos dirigimos a otro punto neurálgico de la gran manzana, La Gran Central Terminal. La actual estación Grand Central Terminal fue construida sobre la antigua Grand Central Station inaugurada en 1871 y cuyo nombre aún es comúnmente utilizado para referirse a la estación de trenes. La necesidad de renovar el edificio original vino dada por el hecho de que se debían soterrar las antiguas vías y jubilar los trenes a vapor, reemplazándolos por trenes eléctricos, decisión que se vio reforzada por un incendio masivo en las vías, causado por la colisión de dos trenes en 1902.

Desde sus primeros bocetos en 1903 las obras tardaron 10 años en completarse, fue inaugurada en febrero de 1913 y reformada entre 1994-2000. La monumental estación fue construida por la compañía New York y Harlem Railroad, encargando las obras a los arquitectos Reed & Stem que se encargaron del aspecto funcional del proyecto y a Warren & Wetmore para la estética de la estación. Se trata de un edificio estilo Beaux-Arts que sirve como centro de conexión para trenes, metro, coches y peatones de una manera eficiente.

La estación pensada por Reed & Stem fue concebida como un sistema de circulación eficiente entre las calles de la ciudad, los trenes, subterráneos y los edificios adyacentes. Un viaducto rodea la estación uniendo Park Avenue Norte y Sur. Los trenes suburbanos y de larga distancia están aislados en dos niveles de vías y múltiples rampas sustituyen a las escaleras, facilitando el tráfico peatonal a través de la estación. El edificio dispone de muchas comodidades para el viajero, establecimientos comerciales, estación de policía, vestuarios, oficinas y apartamentos privados. Después de casi 100 años de su fundación y a pesar de reordenamientos posteriores y un aumento dramático en el tráfico, la estación sigue cumpliendo con sus funciones de forma correcta.

En la década de los 50 la Grand Central Terminal estuvo a punto de ser demolida, el motivo fue el precio del metro cuadrado de terreno en Manhattan y el descenso en el uso del ferrocarril, debido al auge del automóvil, conjuntamente con la creación de nuevos lugares de residencia. Para salvar la estación se decidió vender el edificio construido en su parte trasera y crear zonas comerciales dentro del recinto, con la esperanza de atraer al público. El éxito fue rotundo, es mayor el número de turistas que entran a comprar en sus tiendas, a comer en sus restaurantes o a sacar fotografías que los usuarios del tren, los cuales superan las 100.000 personas diarias. De la venta del edificio de oficinas surgió el rascacielos Pan Am, actualmente Edificio MetLife, con 59 plantas.

El vestíbulo principal con 84 metros de largo por 37 de ancho y 38 de alto, es la parte más llamativa y conocida de la estación. Lo más sorprendente de la sala, además de su tamaño, son sus techos y la decoración en general, con sus grandes placas de mármol rosa de Tennessee. Las taquillas se despliegan en sus contornos, aunque muchas de ellas se mantienen cerradas desde la introducción de las máquinas expendedoras de boletos. En el centro de esta Explanada también se encuentra la caseta principal de información con el reloj de cuatro caras en su parte superior, lugar perenne de encuentro y uno de los símbolos más reconocibles de la Terminal.

Unos días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 fue colgada una gran bandera Americana en el centro de la gran Explanada, debajo de la cúpula. Cada una de las cuatro caras del reloj está hecha de ópalo, y tanto Sotheby´s como Christie´s lo han valorado entre $ 10 millones y $ 20 millones de dólares. Dentro del mármol y la pagoda de bronce se encuentra una “puerta secreta" que oculta una escalera de caracol que conduce a la caseta de información en el nivel más bajo. Las pantallas que anuncian los horarios de partida y arribo de los trenes eran originalmente electromecánicas. Contenían hileras de paneles plegables que mostraban la información sobre los trenes. Éstas fueron remplazadas con mosaicos de alta resolución LCD, fabricados en Italia.

El monumental vestíbulo principal está coronado por un techo abovedado de yeso suspendido de una subestructura de acero. Ventanas térmicas permiten la entrada de luz en el hall y sirven como corredores que unen a los espacios de oficinas en las cuatro esquinas de la explanada. Bóvedas de Guastavino ponen gracia en el amplio y poco profundo nivel inferior. Bellotas y hojas de roble, ambos símbolos de la familia Vanderbilt fundadora de la primera estación, adornan el interior. Si bien más de 100.000 personas utilizan esta estación a diario, este número queda mínimo por la cantidad de turistas que entran a comprar en sus tiendas, comer en sus restaurantes o, simplemente, hacer fotografías del edificio.

Hitchcock fue el que mejor la rodó, primero en Recuerda (1942) y después para el principio de la huida de Cary Grant en Con la muerte en los talones (1959). Sam Mendes seguro que se fijó en aquel plano aéreo para reconstruir la atmósfera de los commuters (viajeros diarios que vienen a Manhattan a trabajar) de los años 50 entre los que se camuflaba Leonardo DiCaprio en Revolutionary Road. Más bonita la hemos visto en El rey pescador o en ¡Olvídate de mí! Y medio destruida en Los vengadores o en Soy leyenda. Además de andenes, Grand Central Terminal contiene restaurantes, el más famoso de los cuales es el Oyster Bar y puntos de venta de comida rápida, alrededor del hall de comidas en el nivel inferior, debajo de la Explanada Central. También alberga un mercado de alimentos frescos, panaderías, librerías, quioscos, un gourmet y un anexo del New York Transit Museum, en total más de cuarenta tiendas minoristas.

Del Chrysler Building a St. Patrick's Cathedral

Y ahora una pasadita por la puerta del imponente Crysler Building que se encuentra en la vereda de enfrente de Grand Central en la Lexington Avenue. Aunque la altura del Empire State hace que se lleve casi toda la fama, el edificio Chrysler es el rascacielos favorito de gran parte de los neoyorquinos y de muchos visitantes.

El Edificio Chrysler, de estilo art-decó, está situado en el cruce de la Avenida Lexington con la calle 42 en Manhattan. Diseñado por el arquitecto William Van Alen, no llegó a ostentar el título de edificio por mucho tiempo (ya que al poco de finalizar, se concluyó el Empire State Building), pero sí se ha convertido en un icono de la ciudad de Nueva York y uno de los edificios más queridos por los neoyorkinos. Con 319 m de altura y 77 plantas, fue construido por la Corporación Chrysler para albergar su sede. La empresa automovolística quería destacar en la creciente construcción de edificación en altura, convirtiéndose el edificio en el símbolo de la compañía. Cabe decir que el promotor inmobiliario William H. Reynolds destacó antes de la construcción del edificio Chrysler por ser el impulsor y presidente de Dreamland (parque de atracciones situado en Coney Island a principios del S. XX). En Dreamland se encontraba una torre de observación de estructura metálica de 100 m de altura, desde la cual se podía observar la Isla de Manhattan. Fue entonces este proyecto el preludio o germen de lo que años más tarde se convertiría en el Edificio Chrysler con la misma filosofía: realizar una torre desde la que divisar la ciudad y convertirse además en un "faro".

Dada la incapacidad de hacer frente a los honorarios del arquitecto para tan valiente proyecto, dadas sus dimensiones, pone el proyecto en venta, comprándolo así el industrial automovilístico Walter Percy Chrysler en 1925. De este modo, Van Alen tenía un encargo a partir de ese momento: diseñar el edificio más alto del mundo. Para cumplir con la Normativa Urbanística de 1916, se respetaron los retranqueos establecidos en función de la altura del edificio, surgiendo un edificio a modo de "zigurat". Como coronación, diseñó una cúpula como remate para superar en altura al edificio 40 de Wall Street. Este remate ha sido uno de los elementos más característicos junto con las esculturas de las águilas en las esquinas, que en numerosas ocasiones han aparecido en espacios publicitarios.

Y ahora siguiendo por el Midtown, pasamos por la puerta del Waldorf Astoria. El primer hotel Waldorf Astoria fue diseñado por Henry J. Hardenbergh y estaba formado por dos hoteles, el Waldorf Hotel y el Astoria Hotel. El Waldorf Hotel era un edificio de 13 plantas construido en 1893, propiedad de William Waldorf Astor ubicado en la esquina de la Quinta Avenida y la Calle 33. El hotel fue vendido en 1928 para que en su terreno se construyera el Empire State Building. El nuevo Waldorf Astoria se inauguró el 1 de Octubre de 1931 en Park Avenue, entre las Calles 49 y 50. El edificio fue diseñado por los arquitectos Schultze & Weaver, siendo el primer hotel del mundo de estilo Art Deco y el más grande con 191 metros de altura. El hotel tiene 47 plantas y 1427 habitaciones.

En frente al Waldorf Astoria está la Iglesia de San Bartolomé que es una iglesia episcopal fundada en enero de 1835, está situada en Park Avenue y 51 Street en el centro de Manhattan, Nueva York. Diseñada por Bertram Goodhue tiene vidrieras y mosaicos de Hildreth Meiere. Se considera como uno de los hitos de la ciudad y es conocida por su amplia gama de programas. Se basa en feligreses de todas las áreas de la ciudad de Nueva York y sus alrededores.St. Bart's, como es conocido hoy y, en ocasiones, Santa B, se caracteriza por su órgano de tubos, el más grande en Nueva York y uno de los diez más grandes del mundo. Uno de los antiguos organistas fue el famoso director Leopold Stokowski que fue seguido por el organista master MCK David Williams. El coro de la iglesia ha logrado grandes distinciones bajo la dirección de directores como William Trafka y James Litton.

Seguimos caminando por la 50 st hasta llegar a la esquina de Madison Ave donde vimos la residencia oficial del arzovispo de la archidiócesis católica de Nueva York. Esta recidencia es una mini-mansión ubicada detrás del santuario principal de la catedral de St. Patrick. Ya del otro lado de la cuadra nos encontramos con la famosísima Catedral de San Patricio de Nueva York.

Saint Patrick´s Cathedral, un ícono de la ciudad de Nueva York, la agarramos en plena reconstrucción despues del huracan que golpeó nyc el año pasado. La Catedral de San Patricio, o St. Patrick's Cathedral, es la Catedral gótica más importante de los Estados Unidos. Comenzó a construirse en 1858, dirigida por el arquitecto James Renwick, y no se terminó hasta 1888. Este símbolo del dominio católico Irlandés de finales del XIX está dedicado a San Patricio, patrón de Irlanda. Es la sede del arzobispado de la archidiócesis católica de Nueva York. Situada entre rascacielos, y justo enfrente del Rockefeller Center, esta construcción neogótica no puede sino llamar la atención del visitante. Resulta curioso pensar que cuando el Arzobispo Hughes propuso la construcción de la catedral en este emplazamiento fuese duramente criticado porque esa zona era sólo un solar en medio de la nada.

Hoy está emplazada en el mismo corazón de Nueva York, y sus torres de 100 metros de altura resultan pequeñas al lado de los rascacielos que la rodean. El altar de San Miguel y San Luis fue diseñado por Tiffany & Co. y el altar de Santa Isabel fue diseñado por Paolo Medici de Roma. Del interior merece la pena destacar los enormes órganos, compuestos por 3.920 y 5.918 tubos, y la escultura de La Piedad, tres veces más grande que la de Miguel Ángel situada en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Las ventanas están hechas por artistas de Chartres, Birmingham y Boston. El gran rosetón es uno de los mayores trabajos de Charles Connick.

Simplemente...MOMA

Y ahora una pasadita rápida por el emblematico museo MOMA. Lamentablemente acá son puntuales y a las 5.30 de la tarde nos rajaron, igual pudimos ver lo que mas queríamos. Fundado en 1929 por Lillie P. Bliss, Abby Aldrich Rockefeller, Mary Quinn Sullivan, y cuatro socios fundadores más, el Museo de Arte Moderno (conocido por sus siglas en inglés MoMA) fue el primer museo dedicado a la era moderna. Comenzando con el innovador arte europeo de la década de 1880, la colección contiene valiosas obras de cada período siguiente de cultura visual hasta el presente; incluye medios modernos tan diferenciados como cine y diseño industrial, además de otros medios más tradicionales. En la actualidad con cerca de 150,000 objetos, la colección ofrece una visión general del arte moderno y contemporáneo sin comparación.

Después de cuatro años de reformas, en 2004 fue inaugurado el nuevo MoMA, con casi el doble de espacio. Para sorpresa de todos, el Jurado que decidía quien iba a realizar la última y más importante ampliación que ha tenido el MOMA de Nueva York escogió entre arquitectos como Rem Koolhaas, Bernard Tschumi o Herzog & de Meuron, al arquitecto menos conocido de todos, el japonés Yoshio Taniguchi (1937), quien tiene en su trayectoria la experiencia de haber construido varios museos en su país natal. Su propuesta era la más serena y sutil de todas, y con esa sencillez y minimalismo que caracterizan a la arquitectura japonesa resuelve la sucesión de espacios que se interconectan en más de un punto, haciendo la visita al museo más flexible, conectando a menudo visualmente los espacios, haciendo de esta manera lo posible para que lo más importante sea la obra de arte en sí.

Es considerado uno de los santuarios del arte moderno y contemporáneo del mundo, constituyendo (a juicio de muchos) una de las mejores colecciones de obras maestras. Alberga piezas tales como La noche estrellada de Van Gogh, Broadway Boogie Wogie de Piet Mondrian, Las señoritas de Avignon (1906) de Pablo Picasso, La persistencia de la memoria de Salvador Dalí y obras de artistas norteamericanos de primera fila como Jackson Pollock, Andy Warhol y Edward Hopper.

El MoMA posee además importantes colecciones de diseño gráfico, diseño industrial, fotografía, arquitectura, cine e impresos. De las primeras vanguardias del siglo XX, el MoMA conserva obras clave de Pablo Picasso, Marc Chagall, Kandinsky, Mondrian, Henri Matisse, etc. Tiene un Jardín de Esculturas con obras Auguste Rodin, Alexander Calder, Louise Nevelson, Pablo Serrano y Aristide Maillol, además de una sala de cine.

Y ahora si, lo que mas vinimos a ver. Por casualidad nos enteramos que justo en la fecha que estábamos en Nueva York se econtraba en el MOMA una muestra itinerante del movimiento expresionista y de Edvard Munch en particular. Por ello pudimos tener a escasos centímetros esta obra monumental llamada El grito de Edvard Munch. Algunos que sólo conocen a Edward Munch únicamente por su famosísimo cuadro: “El Grito”, han querido ver en él una personalidad profundamente desestructurada, casi psicopática, cuando en realidad el pintor noruego era de carácter más bien pacífico y afable con esporádicos brotes de ira en los que algunos han pretendido ver una vida atormentada. “El Grito” es en verdad un cuadro desgarrador, pero todo tiene su explicación; en realidad la explicación a la temática del cuadro la dio el propio pintor.

A lo largo de los años 1883 y 1884 se produjeron violentas erupciones volcánicas en la isla de Krakatoa (Indonesia) cuyos ecos se sintieron a miles de kilómetros de distancia. A las 10 de la mañana del 26 de agosto de hace ahora 129 años la isla entera se transformó en un gigantesco cráter por el que no cesaba de salir material volcánico, arrasándolo todo. Las columnas de ceniza incandescente se expandieron por gran parte del planeta quedando todo cubierto por una capa de polvo rojizo que hizo pensar a algunos que el fin del mundo se empezaba a anunciar con señales inequívocas. Algunos años más tarde, y para explicar las motivaciones que le llevaron a pintar “El Grito”, Munch escribió en su diario: “A la puesta de sol caminaba por un sendero con un par de amigos. De repente todo cobró un intenso color rojizo como si enormes lenguas de sangre surgieran del azul del cielo. Mis amigos no se impresionaron pero yo fui presa de un temblor incontrolable al tiempo que sentí un intenso grito que atravesaba toda la naturaleza obligándome a tapar mis oídos con las manos”.

Es muy probable que, impresionado por aquel fenómeno natural, Edward Munch pintara su famoso cuadro, icono del expresionismo, en el que se ve a un hombre aterrado tapándose los oídos para evitar el dolor lacerante del grito de la airada naturaleza. Los entendidos dicen que entre los fondos azules y rojos del cuadro se dibuja la primitiva ciudad de Oslo vista desde Ekeberg, donde la hermana pequeña de Munch estaba recluida en un manicomio por sufrir esquizofrenia. El cuadro es tan simple en sus trazos y tan intenso en su mensaje que cualquier interpretación puede prestarse a discusiones interminables. Es además, dicho sea de paso, el cuadro más caro de toda la historia de la pintura.

Otro icónico del MOMA es La noche estrellada de Vincent Van Gogh. Heredero del Impresionismo, Van Gogh fue capaz de crear un estilo muy personal, más allá de la luz y el color. Su obra es un claro ejemplo de cómo la pintura puede expresar las emociones y tensiones humanas. Artistas como Munch y el movimiento Expresionista lo tomaron poco después como modelo para representar las angustias de la sociedad que los rodeaba. El cuadro Noche Estrellada es uno de los iconos más famosos del cielo nocturno que se hayan creado. La escena fue pintada por Vincent van Gogh en el sur de Francia en 1889.

El estilo arremolinado de Noche Estrellada parece, demasiado, hacer que el cielo nocturno cobre vida. Aunque van Gogh retrató con frecuencia configuraciones reales en sus cuadros, los historiadores del arte no se ponen de acuerdo en cuales son con precisión las estrellas y planetas que se muestran en Noche Estrellada. El estilo de Noche Estrellada es posimpresionista, un estilo pictórico popular a finales del Siglo XIX.

Rockefeler Center, Times Square y a dormir!!!

Y ahora una pasadita por el Rockefeller Center. El Rockefeller Center es un complejo de 19 edificios situado en el centro de Nueva York, entre la Quinta y la Sexta Avenida. Su edificio más importante es el rascacielos de General Electric, construido en 1930 tiene 70 plantas y 266 metros de altura. Justo enfrente de la catedral de San Patricio, en la 5ª avenida, podemos encontrar una impresionante escultura de dos toneladas que representa a Atlas, personaje de la mitología griega. Es la escultura más grande y, quizás, la más característica junto con la figura de Prometeo (escultura dorada situada en Rockefeller Plaza) del complejo Rockefeller Center en Nueva York.

Esta pieza fue realizada en 1936 por Lee Lawrie y Rene Chambellan. Destaca su figura estilizada y su exagerada musculatura, características muy representativas del movimiento artístico Art decó. Es un icono de Rockefeller Center y su imagen incluso ha llegado a utilizarse en los sellos postales de EEUU. Atlas, según la mitología griega, fue condenado por Zeus a soportar sobre sus hombros los pilares que mantenían la tierra separada de los cielos. En la figura, el eje norte-sur del gran orbe de bronce apunta a la Estrella Polar, y en uno de sus anillos se encuentran representadas las 12 constelaciones por las que pasa el Sol a lo largo de un año (visto desde la Tierra). Sobre los hombros de Atlas también puede observarse una especie de viga curvada con los símbolos tradicionales de Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, y Neptuno.

A diferencia de la mayor parte de otros altos edificios de estilo Art Déco construidos en los años 30, el edificio GE no tiene ninguna aguja en su tejado. Es además bien conocido por estar alquilado a la NBC y ser su sede central a nivel mundial, la NBC es propiedad de GE. El último piso del edificio es un salón de reuniones y restaurante llamado la Sala Arcoiris (The Rainbow Room) que ha sido recientemente abierta al público. Pudimos ver El prometeo del Rockefeller Plaza, lamentablemente la plaza la tenían en obra por un desfile que se iba a hacer esa noche. Prometeo era un titán, hijo de Atlas, que desafió a los dioses robando el fuego sagrado del Olimpo para entregárselo a los hombres. Como los demás hijos de Atlas, Prometeo se enfrenta a los dioses del Olimpo y es castigado a un tormento eterno, encadenado en los montes del Cáucaso, mientras un ave rapaz le arranca las vísceras. Todavía es uno de los héroes nacionales de Georgia, aunque según la mitología fue liberado por Hércules, para enfrentarse después a los dioses del Olimpo junto al resto de los hijos de Atlas. Una de las últimas versiones rusas de Don Quijote, la de Livanov, mezcla este mito con el de nuestro caballero de la triste figura. A cada lado de las escaleras que conducen a la plaza hay una escultura de bronce de tamaño considerable. Representan la raza humana, a la que Prometeo (según Griego leyenda) trajo el don del fuego.

La entrada principal al complejo desde la Quinta Avenida da lugar a un agradable paseo ajardinado conocido como Channel Gardens. Este nombre viene a recordar el Canal de la Mancha, pues el paseo está flanqueado por dos edificios: el inglés British Empire Building y el francés La Maison Française. Los jardines están decorados con fuentes y esculturas de peces hechas en bronce por el escultor Rene Chambellan. Channel Gardens desemboca en la Lower Plaza presidida por la escultura dorada Prometeo de Paul Manship. Esta plaza, antigua entrada a las tiendas de lujo que años atrás poblaban el complejo, se utiliza como terraza de restaurante en verano y como pista de hielo para patinaje en invierno.

Y ahora un gustito personal. El local de LEGO en el Rockefeller Center. "Lego Store de Nueva York",es la más grande del mundo, con maqueta de la misma plaza, un dragón gigante y el el Atlas aguantando la bola del mundo que da la imagen al Rockefeller, todos construidos en piececitas de Lego. La tienda es la mas grande y el lugar transmite su concepto de marca. Además de poner a disposición del cliente los sets de construcción más populares que se han lanzado, es posible comprar piezas sueltas de diferentes formas, tamaños y colores en la sección “Pick a Brick”.

Dichas piezas pueden tomarse de un muro en el que se encuentran montados contenedores designados para cada lego diferente. Y ya regresando una pasadita por Times Square con sus luces de Neon prendidas a full. Asi termina un día intensísimo donde paseamos por el centro de Nueva York visitando varios de sus emblemas arquitectónicos y el imponente MOMA.

Comentarios 0

Sirvase dejar un comentario

El comentario será moderado antes de ser publicado

Formulario de contacto


 
www.000webhost.com